Brandy

En los últimos 500 años el brandy ha llegado a todos los rincones del mundo, fusionando sabores individuales internacionales y métodos tradicionales de producción. Este éxito se debe a que la gran virtud de los brandies o brandis (comúnmente conocidos como aguardiente) es que prácticamente cualquier cosa dulce que pueda fermentarse tiene grandes posibilidades de convertirse en uno de los mejores brandis si cae en buenas manos: desde las frutas del huerto más tradicionales, hasta las más exóticas. Descubre algunos de los mejores Brandys del mundo: Alvear, Bernal, Emilio Lustau, Mascaró, Osborne, Torres y muchos más. Por esta razón, resulta evidente que al cambiar de tierras, viñas, métodos de destilado y añejamiento, el producto final es bien distinto.

Artículos 1 a 15 de 73 totales

por página
Página:
  1. 1
  2. 2
  3. 3
  4. 4
  5. 5

Configurar sentido descendente

Artículos 1 a 15 de 73 totales

por página
Página:
  1. 1
  2. 2
  3. 3
  4. 4
  5. 5

Configurar sentido descendente

Orígenes del Brandy

Aunque es prácticamente imposible precisar la fecha y el lugar exactos del nacimiento del brandy, sí podemos suponer que allí donde hubo vino y destilación, existió, casi con total seguridad, un destilado que sería (de una forma primitiva), el brandy. En la antigua Grecia se elaboraron muchos buenos vinos de los cuales se derivaron los primeros brandies griegos que acabaron por extenderse por Europa entera a lo largo del siglo XVI.

Brandy Español

El brandy español, que cuenta como principales regiones productoras Andalucía, La Mancha y Cataluña, es un destilado de vino elaborado de uvas blancas que madura en barricas de roble. Su origen se remonta a la época de la invasión árabe del sur de la península, cuando introdujeron los alambiques procedentes de oriente medio y los aplicaron a los vinos andaluces.

Los brandies españoles parten de la destilación de un buen vino, sano, aromático, generalmente blanco. Se trata de una destilación lenta, con fuego suave y calor regular. Una vez así obtenida, se envejece en barricas de roble nuevo primero y posteriormente en las utilizadas, como el caso del mejor whisky escocés, para criar jerez. En este envejecimiento, el aguardiente va perdiendo grado alcohólico, adquiriendo color y aromas propios del roble. Una vez terminada esta fase del envejecimiento, el brandy pasa a añejarse por el procedimiento de “soleras”.

Brandy de Jerez

El brandy español, sobre todo el jerezano, que representa el 90% del elaborado en España, es generalmente más seco, de mayor cuerpo, potente, pero fácil de beber. Los brandys de Jerez, como ocurre con otros de Málaga o Montilla-Moriles, se dividen en 3 tipos, según su edad media de añejamiento:

Brandy Solera

Con un promedio de madurez de un año.

Brandy Solera Reserva

Con un promedio de madurez de tres años.

Brandy Solera Gran Reserva SGR

La gama más prestigiosa, con una edad media de más de 10 años y una intensidad aromática muy alta.

Existe una interesante novedad en el mundo del brandy, como son los wood finish, o lo que es lo mismo: whisky escocés con un extra de madurez final, los O.V. de oloroso viejo o un P.X de Pedro Jiménez.

Brandy Catalán

Los orígenes del brandy en Cataluña se remontan a la época del alquilista Arnau de Vilanova y su estilo es mucho más cercano al cognac francés que al brandy andaluz. Su gran diferencia es la variedad de uva que se utiliza: las blancas macabeo, xarel·lo, parellada y la francesa ugni blanc. Además, en los brandies catalanes predomina la doble destilación en alambiques de cobre de tipo charentais, tal y como ocurre con el cognac, lo cual aporta una gran intensidad al sabor.