Paleta Ibérica

Bullmette ofrece un gran amplio catálogo para que conozcas y disfrutes de la paleta ibérica, un producto de gran calidad, que en ocasiones pasa desapercibido. Descubre los mejores productores de ibéricos gracias a nuestra selección de las marcas nacionales con mayor calidad. En Bullmet podrás conocer un producto tan exquisito como la paleta ibérica a través de diferentes formatos: piezas enteras, loncheadas o deshuesadas.

Artículos 1 a 15 de 29 totales

por página
Página:
  1. 1
  2. 2

Configurar sentido descendente

Artículos 1 a 15 de 29 totales

por página
Página:
  1. 1
  2. 2

Configurar sentido descendente

La paleta ibérica es un producto eclipsado en ocasiones por la popularidad del jamón ibérico, sin embargo en muchos casos su calidad puede ser superior. En Bullmet puedes encontrar una selección de las mejores paletas ibéricas del mercado, tanto en piezas enteras, loncheadas o deshuesadas, para que disfrutes de este selecto producto cómodamente.

La principal diferencia entre los jamones ibéricos y las paletas o paletillas ibéricas es que provienen de diferentes zonas de la anatomía del cerdo. Mientras que el jamón es la pata trasera del cerdo, la paleta se corresponde con sus patas delanteras, lo que hace que la estructura ósea de cada pieza sea diferente. En la paleta del cerdo encontramos su omóplato, un hueso plano que cubre parte de su superficie, lo cual requerirá una mayor habilidad en el corte para su loncheado.

Otra de las grandes diferencias entre la paletilla ibérica y el jamón ibérico es su peso. La paleta de cerdo ibérico no suele superar los 5,5 kilos de peso y tiene una morfología más delgada que permite un corte más fino y regular. La carne de paleta ibérica tiene mayor proporción de grasa que la del jamón, lo que hace que su sabor sea más intenso.

El proceso de curación de la paleta ibérica es menor que el del jamón, ya que al ser más pequeña necesita menos tiempo, entre 12 y 24 meses. Dentro de las paletas de cerdo, existe una amplia gama de categorías, al igual que ocurre con los jamones. La raza y la alimentación del cerdo también influyen en las características del producto final. Los cerdos de raza 100% ibérica tienen una morfología ósea más estilizada que los cerdos cruzados con otras razas, como la “duroc”, por lo que las paletillas 100% ibéricas suelen ser más delgadas, pero de mayor calidad.

En la gama de puras razas ibéricas, las diferencias entre la paleta ibérica y el jamón ibérico suelen resumirse en el gusto del consumidor, siendo muchos los que prefieren el sabor intenso y la mayor proporción de grasa de la paletilla ibérica.