Tequila

El tequila es una bebida maravillosamente versátil. Sus sedosas y fragantes capas son tan perfectas cuando se saborean en una copa de cata o mezclada en un cóctel. Aunque tanto el tequila como su hermano mezcal suelen verse encasillados de un modo u otro en el típico trago áspero acompañado de sal y limón, en Bullmet queremos acercar a la humanidad el esplendoroso renacimiento de este destilado mexicano, que esconde en su amplia gama de marcas de tequila auténticas y exclusivas joyas que no han de dejarse en la sombra.

Artículos 1 a 15 de 96 totales

por página
Página:
  1. 1
  2. 2
  3. 3
  4. 4
  5. 5

Configurar sentido descendente

Artículos 1 a 15 de 96 totales

por página
Página:
  1. 1
  2. 2
  3. 3
  4. 4
  5. 5

Configurar sentido descendente

Bullmet presenta su colección de tequilas online al mejor precio. Los tequilas más exclusivos de la cultura mexicana están en nuestra tienda online.

Origen del tequila

La historia de los destilados mexcicanos de agave se remonta al siglo XVI, pero la planta está íntimamente ligada con el modo de vida de los aztecas hace más de mil años. Los aztecas extraían el jugo del interior de las piñas de agave y lo fermentaban para obtener una bebida turbia, con un sabor ligeramente ácido conocida como "pulque", una bebida sagrada en ceremonias religiosas y sacrificios, antecedente dirtecta de lo que hoy conocemos como tequila.

 

Planta del tequila: Agave o Maguey

Prácticamente todas las naciones productoras de destilados se basan en lo que crece en ellas en abundancia. Y este no es un caso aislado. En México, la planta del agave o maguey (con un aspecto a caballo entre un cáctus y un aloe vera, sin tener ningún parentesco con ellos, ya que constituye un género por sí mismo con más de 200 especies conocidas) es el ingrediente base para la producción tanto del tequila como del mezcal.

Pero, ¿qué sabemos del Agave o Maguey? Su jugo, aguamiel, es muy apreciado por los destiladores. Se trata de una variedad originaria de Jalisco (la región productora de tequila más importante del mundo) y se caracteriza por su alto contenido en azúcares, perfectos para llevar a cabo la conversión en alcohol.

Sin embargo, los destiladores deben pagar un alto precio para conseguir estos ejemplares, ya que deben trabajar y esperar más de una década hasta que la planta alcanza su pleno desarrollo y madurez. Sólo entonces, los jimadores, especialistas en cosechar estas piezas, inician su meticuloso trabajo.

 

Tipos de tequila

A diferencia del whisky, el tequila no sigue su propio camino de envejecimiento, ya que no tiene que envejecerse desde un punto de vista legal. La clave para todo destilador radica en conservar el máximo posible el sabor natural del agarve para conseguir un tequila completo y único.

Los distintos tipos de tequila pueden ser:

  • Tequila blanco

    El tequila blanco o Silver se embotella para preservar su carácter joven, fresco y limpio, en tanto que el reposado y el añejo se envejecen en barricas de roble, preferentemente francesas y usadas de vino o cognac o incluso de bourbon estadounidense, que aportan color y sabores procedentes del tipo de madera utilizado. Otro tipo de tequila joven es el Gold o tequila dorado, un tequila intermedio entre el blanco y el reposado.

  • Tequila reposado

    Los tequilas reposados o Aged se dejan en la barrica un mínimo de dos meses y un máximo de un año, tan sólo para aportarles un pequeño toque adicional de sabor.

  • Tequila añejo

    Los tequilas añejos o extra-aged requieren de un envejecimiento en las barricas mínimo de un año, aunque puede llegar incluso hasta tres.

  • Tequila extra-añejo

    Los tequilas extra-añejos o ultra-agedmaduran durante un mínimo de tres años. El tipo de madera empieza a tener una relevancia considerable y un efecto importante en el sabor final, que puede denotar, por ejemplo, un fuerte aroma a vainilla, la sequedad de roble o, en ocasiones, sabores influidos por oportos y otros vinos.

  • Tequila mezcal

    El tequila mezcal tiene una personalidad muy diferente. Rústico y tradicional, no cuenta con la difusión de su querido hermano el tequila, pero soprende por su profundidad una vez que se ha probado.

Aunque la preferencia por un tipo de tequila u otro es muy subjetiva, los tequilas extra añejos ofrecen un perfil más amplio de sabores que suele ser la opción preferida por los amantes de otros destilados oscuros como el whisky, el cognac o el ron. En cualquier caso, los grandes amantes del tequila siempre suelen preferir la gama más premium de los tequilas, o los tequilas gran selección.