Laphroaig

Laphroaig siempre ha deleitado por su carácter áspero y ahumado-turboso, una mezcla en apariencia poco apetitosa de cáñamo, fogatas, yodo y algas marinas, envuelta en humo de turba. Sin embargo, cada día son más los bebedores de whisky que rompen la barrera inicial y se enganchan a este malta intransigente. Debido a su carácter fenólico, Laphroaig goza de una gran reputación entre los aficionados. Laphroaig nunca perderá su carácter, lo que provocará que siempre tenga adoradores y detractores, porque una malta tan turbosa no puede ser aceptada unánimemente.

8 Artículo(s)

por página

Configurar sentido descendente

8 Artículo(s)

por página

Configurar sentido descendente